Craftsmn's Corner

Michael

Manning

Michael Manning es un hombre complejo. Al hablar con él, te sorprende su manera tranquila y despreocupada. Escuche atentamente y aún podrá escuchar rastros de su educación sureña. Pero cambie la conversación hacia la reparación de instrumentos o la fabricación de cases y descubrí el fuego y la pasión que lo han convertido en uno de los mejores artesanos técnicos de la industria.  

 

Manning creció en West Memphis, Arkansas, hijo de dos músicos. Manning señala: “Mi padre fue director de banda y es un excelente clarinetista. Estuve expuesto a todos los grandes clarinetistas desde una temprana edad ". De joven, Manning se distinguía en el clarinete, ganando varias finalizaciones y tocando en la Sinfónica Juvenil de Memphis.  

 

Después de la secundaria, asistió al Conservatorio de Música de Cincinnati cumpliendo su sueño de infancia. Fue aquí donde recogió el saxofón como instrumento secundario. Pero fue su insatisfacción con un concierto en un crucero, tomado durante su segundo año, lo que lo puso en el camino hacia su profesión actual.  

 

"No quería volver a CCM a mediados de año, por lo que mi padre me sugirió que me pusiera en contacto con AMRO Music para hablar sobre la enseñanza. AMRO es una de las tiendas de música más grandes del país. No tenían un programa de lecciones, pero me preguntaron si estaría interesado en trabajar en su departamento de reparación. Aproveché la oportunidad y comencé a realizar trabajos de reparación en febrero de 1993. ”En AMRO, Manning aprendió en las“ líneas frontales ”de instrumentos de reparación de instrumentos. Él ofrece: “Hay pocas opciones para una persona joven que realiza reparaciones. O asistes a una de las pocas escuelas de reparación o encuentras una gran tienda de música para llevarte. Creo que esta última es la mejor manera de aprender ”. Y aprendió que él lo hizo. AMRO tenía más de 10,000 instrumentos en su programa de alquiler en ese momento, que ofrecía una gran cantidad de capacitación en el trabajo para el joven Manning.  


Después de transferirse al estado de Arkansas, continuó su trabajo de reparación con James Hallbrook en Jonesboro, Arkansas. Manning recuerda: “James era un músico de brass y realmente me dio espacio para explorar mi propia perspectiva sobre la reparación. Tenía las herramientas y suministros más actualizados. "Solo tuve un año y medio con James, pero lo que aprendí allí me puso en el camino de la tecnología que hoy tengo".

Después de una importante temporada de cuatro meses con Paul Maslin (PM Woodwinds), llegó el momento de dar el paso y mudarse a la ciudad de Nueva York. "Vivía en Hoboken, Nueva Jersey y no conocía a nadie", recuerda Manning. Pero como el destino lo tendría, Hoboken era también el hogar del gran Pete Yellin de saxofón. Manning había conocido a Yellin en Chicago y, por sugerencia de Yellin, Manning solicitó una posición abierta en el famoso Sam Ash Music. "Realmente no quería volver a trabajar para una tienda de música, pero [Yellin] dijo que era una buena manera de conocer gente y aprender de la ciudad". Con el tiempo, cualquiera de los ídolos de la infancia de Manning pronto se convertiría en clientes valiosos. Una vez armado con una clientela, abrió Manning Custom Woodwinds en 2003.  

 

Manning era conocido por su excelente trabajo de reparación, pero sus exploraciones en otras áreas ahora podían llegar a buen término. "Comencé a hacer cuellos personalizados a finales de los 90 y luego a los instrumentos. Estos no eran cuernos chinos, pasamos meses en estos instrumentos buscando materiales de todo el mundo para cumplir con nuestro estándar exigente. Hasta la fecha he fabricado unos 60 instrumentos ". Sin embargo, si está buscando un instrumento Manning personalizado, es posible que tenga que esperar. "Ya no hago muchos instrumentos. Dejó de ser divertido. La espera se hizo demasiado larga y eran muy costosos de hacer debido al tiempo involucrado. Lo limito a uno por año ahora ".

 

En realidad, fueron sus instrumentos personalizados los que dieron origen a sus ahora famosos casos. "Mi socio de negocios Kevin Bouleys y yo simplemente no vimos la posibilidad de poner uno de nuestros instrumentos personalizados en un estuche de acciones y ver cómo se destruye". Así que decidimos que debía hacer el mío. Ninguno de los dos tenía idea de cómo hacer un case desde cero. No era como si pudieras simplemente ir a YouTube y ver un video como puedes hacerlo hoy. Ese primer molde tardó aproximadamente un año en crearse. Cansamos algunas ideas realmente estúpidas ".

Las interacciones diarias de Manning con los mejores músicos profesionales del mundo fueron las que le dieron su perspectiva única sobre la reparación y la creación de cases. "Cuando trabajas en un instrumento profesional, obtienes una visión privilegiada de lo que le sucede a un instrumento en la vida de un músico profesional".

Más de 15 años Manning ha hecho un case para casi todo. Desde hacer una caja antigua de Torá y una caja triple que contenga clarinete, oboe y corneta hasta una caja que contenga flautas de bajo, alto y alto, nada es demasiado difícil. “Ese case en particular pertenecía a un músico de Broadway. Quería un caso que le permitiera venir al show un poco más tarde y simplemente sacar los instrumentos y tocar ".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si desea saber qué hace que los cases de Manning sean diferentes, haga una fila. Cualquiera que esté familiarizado con la industria de la música sabe que una idea original a menudo se copia y rara vez se protege. Y muchos de los detalles de Manning se han copiado en otros productos menores. Si bien se ha resignado a no poder proteger todas sus ideas, agrega: "Sin Manning Custom defendiendo el case, simplemente no será el mismo case. La verdad honesta es que cualquiera que tratara de resolver nuestros cases de la forma en que lo haríamos sería un idiota. Hago cases como un trabajo de amor. Veo una necesidad y quiero resolverla ”.

 

Por lo tanto, puede preguntar: "¿Cuáles son sus pensamientos acerca de los cases de posventa?" Bueno, como puede imaginar, no son positivos, y estas opiniones sólidas le han generado a Manning una gran cantidad de críticas a lo largo de los años. Se muestra firme y no se disculpa por sus puntos de vista: "Escuche, odio dar malas noticias a los clientes, pero no hay un case de posventa creado que no tenga al menos un defecto importante. Me río cuando veo videos de personas conduciendo sobre sus cases. Tomas el mismo estuche y lo deslizas fuera del extremo de la cama y tu saxofón se dañará. Se presta mucha atención al exterior del case, lo cual es importante, sin duda. Pero, lo que distingue nuestros cases es nuestra atención al interior del case.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

This author can attest to this.  I had Manning make me a dual case and as you can see in this review (CLICK HERE), a great deal of attention is given to the precise fit of the instrument.  If you desire a Manning case you must deliver or ship your instrument to his factory.  This is actually a simple process and one that is crucial to the precise fit of each case.  “The one thing people don’t really understand about our cases is that every case we have ever made has been designed for just one specific instrument.  There is something very special about the way we create the interior that can’t be done with measurements.  If my customer feels their instrument is the only instrument they could play, then why would I sell them a case that is generic?”, explains Manning. 

 

But famous cases are but a portion of his business.  For over 15 years, Manning has branched out into custom key work, neck straps, barrels, and custom instruments including a clarinet made for Paquito D’Rivera, affectionately called the Paquinete. And judging by his client list, which includes Branford Marsalis, Paquito D’Rivera, John Ellis, Marcus Strickland, Anat Cohen, and Gary Smulyan, to name a few,  Manning is addressing the needs of the modern woodwind artist.   When asked about what makes Manning so special Baritone Saxophonist Gary Smulyan offers,   “It has to be an awareness of what a musician wants and needs. Mike understands that I am a bari player and how hard it is to travel with my saxophone.  Likewise, he has done modifications to my key work that allows the action to be just what I desire.  He has never told me no.  He just finds a solution.”  Manning adds, “When people ask me what I do, my answer is always so vague.  We basically do anything and everything a professional clarinetist and saxophonist would need.